dimarts, 12 de febrer de 2013

Abre tus ojos y mira dentro.


 


Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.